Sobre cazadores de leones y vaciadores de empresas

Un tipo deja a cientos de familias en la calle vaciando su empresa, se fuga y se instala en Miami para gozar de la vida con la guita que se afanó, y eso en las redes y en los medios tiene una moderada repercusión.

Ese mismo tipo sale de cacería por Sudáfrica, asesina fauna salvaje, y las redes y los medios transforman ese tema en un drama nacional, salen diputados a reflotar leyes de protección de fauna silvestre cajoneadas por años y no hay opinólogo que no tenga algo que decir.

Ojalá llegue el día en que nos indignemos más por un trabajador argentino despedido que por un león africano fusilado. Ojalá que los legisladores propongan nuevas leyes para proteger y promover el trabajo en blanco, el salario digno y los derechos laborales.

Ojalá llegue el día en que a los estafadores que se enriquecieron con el esfuerzo ajeno tengan una condena social similar a la que recibe un asesino de elefantes.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*