La pobreza no cabe en un Snapchat

La pobreza no cabe en un Snapchat

Hay veces que la lluvia de cifras nos insensibilizan frente a la realidad y nos ponen por fuera de ciertos problemas dramáticos que está viviendo nuestra sociedad.

La irrupción mediática de las cifras oficiales de pobreza e indigencia creo que tienen algo de eso. Hoy todos los medios nos repiten que 1 de cada 3 argentinos es pobre y que casi la mitad de esas personas arrojada bajo la línea de pobreza son niños. Y en muchos casos, ciertos periodistas, presentan la noticia con la frialdad de un hecho que pareciera suceder a miles de kilómetros de la Argentina… pero que en realidad es una catástrofe que se multiplica a pocas cuadras del centro de cualquier ciudad del país.

Y digo que es una catástrofe, porque lo que muchos no terminan de entender es que detrás de los porcentajes fríos hay casi ¡13.000.000! (TRECE milllones) de compatriotas no alcanzan a cubrir la Canasta Básica Total y de ellos casi 3.000.000 (TRES millones) no cubren la Canasta Básica de Alimentos. Es decir, que en este país, productor de alimentos por excelencia, donde las fortunas se amasan vendiendo soja, carne y trigo, hay 3 millones de personas que NO ALCANZAN A CUBRIR SUS NECESIDADES ALIMENTARIAS MÍNIMAS

¿Entendemos de lo que estamos hablando? ¿Comprendemos la gravedad del asunto? ¿Sabemos lo que esto implica como hipoteca social hacia futuro para la Argentina….? A veces pareciera que NO, pero lo más grave es que a nivel institucional se percibe que a buena parte de los funcionarios nacionales y provinciales la pobreza les resbala.

De qué sirve que el presidente Macri se golpeé el pecho frente a las cámaras solo el día en que las cifras aparecen para después seguir con su rutina diaria de snapchat y fotos familieras. De qué sirve que el gobernador Schiaretti ponga cara de preocupado cuando lee la noticia, para después lavarse las manos y continuar negándose a reabrir paritarias, recortando el PAICOR y dosificando la ayuda social pensando más en función de posicionar políticamente a su esposa que en las necesidades de las barriadas populares.

Para comenzar a tomar este toro por las astas es necesario declarar la EMERGENCIA SOCIAL YA y trabajar concientemente con políticas sociales de largo aliento, que se pongan objetivos realistas y no caiga en el márqueting vacío de campaña (al estilo de “pobreza cero”). Hay que sacar urgente a millones de niños y niñas de la pobreza, la indigencia y la subalimentación, y esto no puede esperar, tenemos que actuar ahora, cortar con la indiferencia y asumir colectivamente nuestra responsabilidad como sociedad.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*