La justicia rota (#CordobesismoAlPalo)

Que la justicia cordobesa está llena de grietas, es algo que ya sabemos quienes habitamos esta provincia, pero a veces hay noticias que sorprenden al dejar en evidencia hasta donde esas rajaduras se han transformado en problemas estructurales.

Dos ejemplos al pie e inevitables:

Primero: El exfiscal Nazar reconoció que pidió coima y solicitó un juicio abreviado. Este exfuncionario que debía protegernos a todos e incumplió flagrantemente con ese mandato, y pese a ser un delincuente confeso, cobrará su jubilación (importante por cierto) como si su accionar profesional hubiese sido impecable. Parece mentira pero no lo es: en Córdoba te podés jubilar como coimero.

Segundo: El actual fiscal anticorrupción Hidalgo, ayer fue protegido por el PJ a pleno; por lo tanto su morosidad, cajoneo y negativa a investigar casos evidentes de corrupción en nuestra provincia fue ignorada por los legisladores, salvándolo así de un jury de enjuiciamiento que había impulsando una parte de la oposición. Pero además, casi al mismo tiempo, a la Legislatura llegaron los pliegos enviados por el gobernador Schiaretti donde promueven al mismo fiscal Hidalgo al cargo de Juez anticorrupción. Parece mentira pero no lo es: en Córdoba la complicidad con la corrupción se premia.

Si queremos vivir en una Córdoba más justa, inevitablememte deberemos cambiar a fondo la justicia provincial, reconstruyedo su independencia del gobierno y poniéndola al servicio de la gente y no de los poderosos.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*