La corrupción es una vía de dos direcciones

Con los canales de TV transmitiendo casi en cadena la detención de cada uno de los ex funcionarios implicados en hechos de corrupción del gobierno pasado, corremos el riesgo de olvidarnos que aquí parece que los únicos venales son los que cobraron las coimas y no quienes las pagaron y fueron parte indivisible de un mismo sistema.

Como bien dice el periodista Reynaldo Sietecase:
“En este Lava Jato trucho donde, a diferencia de Brasil, sólo hay detenidos de un sector político y los empresarios coimeros de la obra pública brindan con champán y aplauden los cambios en la economía, una gran parte de la opinión pública celebra las detenciones de ex funcionarios como goles de Messi.” (les dejo el link a una nota muy interesante sobre esto https://www.periodismo.com/…/…/03/el-miedo-a-quedar-pegados/)

Por supuesto a esto contribuye de manera decisiva el rol de buena parte del sistema judicial, que una vez más, se disciplina al poder político y despliega todo su poder punitivo sobre ex funcionarios a los cuales antes tenía en la lista de intocables.

Si nos olvidamos (o nos hacen olvidar) de este hecho, si pasamos por alto que parientes y ex socios del presidente hoy son los principales adjudicatarios de mucha de la nueva obra pública, lo más probable es que solo hayan cambiado los protagonistas que engrasan los ejes, pero la rueda del saqueo organizado no haya dejado de girar.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*