El lugar de los chicos es la escuela no la cárcel

¿Vale todo en campaña? ¿Vale poner en el mismo nivel un metro mas de asfalto que un pibe mas preso?

El lapsus de Bullrich, ex ministro de educación de la Nación y hoy candidato a senador por Buenos Aires, expone que para estos personajes encarcelar jóvenes es una “obra” un “acto de gestión”.

Pero, digamos la verdad, cada pibe preso simboliza el fracaso de una sociedad que ha privilegiado la represión por encima de la contención. Frente al avance de la marginalidad y la pobreza la reacción de muchos funcionarios es construir mas cárceles en vez de proporcionar más educación, mas fuentes de trabajo, más dignidad.

El lugar de los pibes no es la cárcel, el lugar de los pibes es la escuela. Debemos alejarlos del delito, de los narcos, del hambre, y no hacinarlos en prisiones donde no son recuperados para la sociedad sino todo lo contrario.

Por eso es tan importante que este domingo, quienes realmente creemos en una sociedad plural, progresista, abierta, que piensa en más aulas y hospitales, en mejor justicia y en más encuentro, podamos votar una alternativa amplia como la que construimos desde el Frente #Somos.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*